Nov 22 2015

50 años… Más, unos cuantos más, en los que Bond, James Bond, el de los Martinis con Vodka mezclados no agitados, el de las mujeres conquistadas en menos de un minuto y rendidas a sus pies gracias a una mirada y un algún comentario por lo bajinis, el del Don Perignon de hace un porrón de años… se ha convertido en nuestro espía particular. Ni nuestras versiones patrias, Anacleto o Mortadelo y Filemón… él, solo él.

Todos hemos seguido de cerca sus aventuras y desventuras y aplaudido como le queda el esmoquin. Hasta la reina Isabel II, que no se moja ni para sonreírle a un nieto, protagonizó un corto con él para inaugurar las Olimpiadas de Londres. Sin duda, su consagración.

¿Su arma secreta? Pues independientemente de quien lo interprete, es que Bond… es Bond. No importa quien le preste su sonrisa o su cuerpo. Da igual quien se haya metido en su piel. No importa la trayectoria del protagonista. Importa el personaje. Solo Humphrey Bogart es Rick, pero Bond, James Bond, en cambio, lo han sido Connery, Lazenby, Moore, Dalton, Brosnan, Craig… y los que vendrán. Sí, me los conozco mejor que los Reyes Godos.

Y sí, hay gustos para todos, hay matices, toca contrastar. Todos tenemos claro quien es para nosotros el perfecto 007, siempre influenciado por el estereotipo que nos hayamos formado. Tenemos claro cuál es el más sexy, el más fuerte, el más irónico, el más atractivo… Vamos más allá de lo que nos cuenta Ian Fleming en sus novelas. Buscamos la combinación perfecta, y afortunada, entre la novela, el guión, los efectos especiales, el Aston Martin que toque el Omega con sistemas inimaginables y rematamos con la capacidad interpretativa del de turno.

Se acerca el final de la saga. Que Daniel Craig haya dicho que si lo vuelve a interpretar se suicida, creo que debemos tomarlo como una señal, ¿no? Así que la imagen que quede en nuestro cerebro será un resumen de todos ellos. Uno duro, otro simpático, otro con su corazoncito mientras elimina al malo de turno, otro obediente a las órdenes de M, su jefa… pero siempre atleta más que olímpico, profesional del póker, buen golfista… y algo golfo.

Ganan los que dicen que el mejor ha sido, sin duda, Sean Connery seguido muy de cerca por Pierce Brosnan. Aunque las recién llegadas se dejan seducir por el cuerpo atlético de Craig y su expresión impasible. La misma que le acompañaba cuando caminaba junto a la Reina por Buckingham Palace. Él se lo pierde.

Un cambio más sútil fue el de las chicas Bond. Pasaron de caer rendidas de forma fulminante a ser un poco más prudentes y menos promiscuas. Sin duda, un servidor de su Majestad ha de dar ejemplo también entre las sábanas. Y en la variedad está el gusto. Las ha habido de todos los colores. Unas en sus inicios de una fantástica carrera en el Cine y otras hacia el olvido. Una pena… todas ellas mujeres-objeto, todas dispuestas a sacrificar su vida para salvar al espía. Así eran los primeros James Bond. Machos alfa. Luego imperó la cordura y lo políticamente correcto. Sí, sí, no del todo. Una pena.

¿Los coches? salvo una incursión de BMW, Aston Martin siempre al servicio de Bond y de su Majestad. Equipados hasta los topes del armamento más sofisticado. ¡Un desastre! Siempre acaban en algún terraplén o en el fondo de algún río.

Y no nos olvidemos de los malos. Siempre han tenido su encanto. Cuanto más refinados en su crueldad, mejor. Muchos han soñado con ser uno de ellos al menos una vez. Más es difícil porque siempre pasan a mejor vida. Sí, alguno que conozco, y sin mucho esfuerzo, lo hubiese hecho muy bien. Una lástima. Escogieron a Javier Bardem.

Related news


About Author


jlcasal

Emprendedor. 'Soñador y apasionadamente inquieto'. Cofounder @Talk2Us_ y @EstrellasyTuits. Dtor Area y Profe Marketing Digital en @IMFFormacion. Directivo @ACENOMA

(2) Readers Comentarios


  1. Javier Carrillo de Albornoz
    22 noviembre, 2015 at 11:51 pm

    Siempre he sido de Sean Connery , se nota que ya tengo 70 años y soy un clásico. Gracias por tu ingenio , como siempre. Abrazos Javier

    • jlcasal
      22 noviembre, 2015 at 11:56 pm

      Siempre agradecido por tus palabras. Y Connery, sin duda, el más grande. Un fuerte abrazo Javi.

Dejar respuesta


Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *