Dic 21 2014

 

¡Vaya día más completito! Hoy será la noche más larga del año, comienza el invierno, es víspera del tan ansiado sorteo de la Lotería  y del que, por primera vez en mi vida, no tengo ni una mísera participación, y entramos inexorablemente en esa época en la que a todos se nos ablanda el corazón, nos acordamos de los que están cerca, de los que están lejos… y de los que ya no están.

Entramos de lleno en la Navidad. En la buena, que la del Corte Inglés empezó cuando todavía llevábamos ropa de manga corta… y eso no vale.

Es el momento de los propósitos de Año Nuevo, de los deseos…

Hoy, en Madrid, no ha llovido, no ha nevado. Nada. Un día primaveral. Un cielo Azul intenso con pinceladas de pequeñas nubes, que resulta un alivio después de noches frías, lluvia… y en algunas zonas nieve. Sí, sí, en las montañas de la sierra ya ha nevado y las cumbres de las montañas se han vuelto blancas. Nieves tempranas, de ese ya lejano noviembre y que, según dicen, es augurio de inviernos fríos y húmedos. Lo que toca y debe ser, ¿no?

¿Los árboles? Pues hay de todo. Algunos en los que parece que el otoño se ha retrasado y no se han deshojado mucho. Todavía se puede ver alguna que otra hoja verde. Sí, pocas. Otros son tan delicados, que en medio de su decadencia, al mínimo soplo de aire, ven como sus hojas caen con suavidad sobre el suelo, y que semejan aleteos de mariposa. Y acaban cubriendo caminos, aceras y algún que otro parabrisas, dejando una perfecta manta en tonos marrones. Los manzanos ven desaparecer su verdor, los cerezos y arces se vuelven rojos y los cipreses azulados. Éstos últimos, y los abetos cargados de piñas, se mantienen impasibles frente al rigor del frío nocturno.

¿Recordáis esa manta de tonos marrones perfecta? Si miráis, todavía podréis encontrar entre la hojarasca, alguna buena seta, pero cuidado, puede que alguna seta mala. Aún se puede escuchar el canto de algún pájaro resignado que espera paciente el paso del invierto. No, ninguna cigüeña. Ellas, asombrosamente sabias y disciplinadas, hace tiempo que han partido hacia el sur.

Os decía que es el momento de los propósitos y deseos para el nuevo año y es que en unos días seguirá lloviendo. En unos días seguirá nevando. En nadita todos los árboles se convertirán en esqueletos. Quedarán despojados del poco verde que les queda y libres de esas hojas que les dan vida y alegría. Sus raíces descansarán preparando el fulgor próximo.

Sí, lloverá y nevará, y los chubascos y tormentas arrastrarán la podredumbre disolviendo todo lo malo, inservible e inútil del pasado. Fuerza y belleza silenciosa que limpia, repara y renueva. Sabia naturaleza.

Ojalá se llevara toda la basura, incompetencia, maldad, egoísmo, odio, envidia, usura, sinvergüenzonería, abuso, deslealtad,… que nos rodea. E igual que ese abono nutre y dota de nuevas fuerzas y energías la tierra, alimentase las raíces poderosas e invencibles de un país diferente.

Mis mejores deseos para estas fechas y un 2015 lleno, repleto de ilusiones y proyectos que se hagan realidad y os generen éxitos… Siempre!!!

Related news


About Author


jlcasal

Emprendedor. 'Soñador y apasionadamente inquieto'. Cofounder @Talk2Us_ y @EstrellasyTuits. Dtor Area y Profe Marketing Digital en @IMFFormacion. Directivo @ACENOMA

(0) Readers Comentarios


Dejar respuesta


Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *