Oct 26 2014

‘Hay momentos para la Poesía y hay momentos para el boxeo’

Ahora sí que sí, se acabó lo que se daba. Esta noche hemos cambiado la hora. ¿Para qué? Para estar súper contentos porque hemos tenido la oportunidad de dormir una hora más. Somos así. Yo que sé.

El caso es que para mi siempre ha sido una señal. Esa vuelta al cole de septiembre, esa vuelta a la locura diaria nunca me la acabo de creer hasta que no llega el último fin de semana de octubre. Ese momento en el que cambio las manecillas de mi reloj para adaptarlo al nuevo horario. Para adaptarme a algo que parece que ahorra muchísimo y que todos los informativos lo explican una y otra vez y no acabo de entender.

No sé qué se ahorra realmente, porque estamos metidos ya de lleno en los ‘quejíos’, la agenda ‘petada’ y las reuniones. Las listas, no, por Dios, de lo que debemos, perdón, tenemos, que hacer. Los treinta mil mails de los treinta mil contactos, o más; el nuevo gadget que acaba de salir y que ronda nuestra cabeza; los cambios en casa; las actividades de los niños. Las propuestas, proyectos , eventos y… las sábanas, y mantas, sobre la piel. Otra vez.

Prácticamente ya hemos olvidado esas promesas hechas sobre la arena. Volvemos a nuestros momentos de lectura, a los columnistas de siempre. Nos invadirán las rutinas, los debates ‘chorras’ de si la culpa es de no sé quién o del capullo que no sé cuánto. La Liga de Fútbol que ha pasado de ser los domingos a ser los lunes, martes, miércoles, jueves, viernes, sábados y domingos y que ¿de verdad que no es una droga?; las novedades sobre los ‘chorizos’, y sus aventuras y desventuras en todos los informativos, aliñados de más fútbol y un poco de Podemos y Guapemos.

Y por favor, que no falten las malas caras, los amargados, los infelices que no quieren que los demás lo seamos; la intolerancia; el aire irrespirable en este patio de recreo que antes tanto nos complacía que es la vida.

Toca retomar, hojear, que no leer, esas revistas que tanto nos gustan, los libros que dejamos a medias y que, compulsivamente  compramos durante el verano. Los ‘te-llamo-luego’.

Y sí, volverá esa sensación que me invade de forma constante, de que cada día entiendo menos lo que pasa. Nos han quitado la conversación, el tiempo, la opinión, y a muchos, la cartera. Y a este paso, nos quitarán los relojes y apagarán la Música.

Pero aún nos queda algo, algo pequeño. Algo importante. Y de lo que somos únicos responsables:

Nuestra Integridad … Siempre!!!

Related news


About Author


jlcasal

Emprendedor. 'Soñador y apasionadamente inquieto'. Cofounder @Talk2Us_ y @EstrellasyTuits. Dtor Area y Profe Marketing Digital en @IMFFormacion. Directivo @ACENOMA

(2) Readers Comentarios


  1. Javier Carrillo de Albornoz
    27 octubre, 2014 at 10:59 am

    Eres un lince para escribir lo que todos pensamos , es verdad que nos están robando todo y al menos yo, aunque esté jubilado tengo un estado de desasosiego el pensar una y otra vez que no es posible todo lo que nos está pasando. Gracias por enviarme tus profundos pensamientos. Abrazos Javier

    • jlcasal
      27 octubre, 2014 at 7:31 pm

      Gracias siempre por tus comentarios Javi. Son un empujón necesario para seguir al pie del cañón. Un abrazo!!!

Dejar respuesta


Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *