Jun 15 2014

El tema se está enquistando y no tengo nada claro que la solución esté cercana ni en manos de quienes nos gobiernan. Sí, éstos que echan mano del ‘Photoshop’ en las estadísticas y tienen previsto incluir el efecto de la prostitución y las drogas (sí, ya sé que la doctrina europea lo obliga y Estados Unidos lo incluye desde hace tiempo) a la hora de calcular el PIB. ¿No se les ocurre nada más ingenioso y creativo? ¿Dónde está el famoso ‘cambio de modelo’? Sigue sin aparecer y, lamentablemente, volvemos a ver cómo el 25% de las nuevas empresas tienen relación con el sector de la construcción.

Así que, resumiéndolo fácil, y siguiendo en mis trece, os recomiendo que no busquéis trabajo. Que, como digo en el título, no os liéis, hay demasiado en juego: tiempo, dinero… y vida.

Y para muestra, la fuga de cerebros constante que estamos teniendo porque, según parece los que tienen talento son ‘demasiado caros’ y pueden ser ‘sustituidos’ por un puñado que solo busca una oportunidad low-cost. Somos así de listos.

Los menores de 30, sin empleo, poseen un lamentable récord: el doble de tasa de desempleo que la media comunitaria. Así que nada, toca ponerse las pilas o tener paciencia y sentarse cómodamente esperando la ayuda divina de la clase política y, siento decirlo, tengan ‘coleta’ o no. Porque, por lo que parece ya no es una cuestión de lados, de colores… ahora el tema va de peinados y si usas o no champú ‘anti-casta’. Resumiendo: cortinas de humo para despistar y no coger el toro por los cuernos.

Buscar trabajo… Buscar. Realmente un verbo ingrato, incómodo, lleno de riesgos, desesperante y frustrante. Porque además, provoca que os sintáis culpables. Así que, por favor, cambiad de verbo.

Me gusta más ‘fabricar’, ‘reciclar’, ‘crear’, ‘reinventar’. Son positivos. Con sus dificultades, pero positivos… y reales.

Toca haceros un contrato. Os nombro oficialmente CEOs, Directores Comerciales, Telefonistas, Directores Financieros, Responsables de Marketing de vuestra idea, de vuestro sueño, de vuestra empresa, sí… de vuestra vida. Toca coger las riendas. Es el momento de las empresas de uno, o de unos cuantos bien avenidos. Sí, esos que por ahí llaman Emprendedores.

Qué de cosas en un momento, ¿no?  Pues adelante, porque la otra opción, ¿te paga las facturas?

¿Empezamos? ¿Cómo?

Coge tu baraja y saca tu As. Todos tenemos un As en la manga: una habilidad que nos hace especiales, algo que se nos da muy bien. Que sí, que sí, que todos tenemos un as. Buscad y rebuscad hasta identificarlo. Cuando lo hayáis encontrado, valorad si es posible que os paguen por él. Aquí o dónde sea.

¿Y ahora? Ahora toca buscar una necesidad insatisfecha en un grupo de personas. Y lo más importante, que estén dispuestas a pagar por satisfacer esa necesidad. Sí, eso se llama mercado. Ahí encontraréis a vuestro primer cliente. Ponédselo fácil, transmitidle seguridad y ganaos su confianza. Ha de descubrir que os necesita aunque todavía no se haya dado cuenta. Tranquilos con los ‘peros’, se irán cayendo por el camino hacia el ‘Sí quiero’.

Que su felicidad sea vuestra obsesión. Ha de quedar encantado de haberos conocido y ha de creer que, a partir de este momento, sois imprescindibles en su vida. ¿Os parece exagerado? Pues deteneos un momento y pensad la cantidad de productos por los que pagamos cada día convencidos de que son imprescindibles para nosotros.

Y así todos los días…

Se trata de encontrar una vida de la que no queráis apearos jamás, en la que tengáis una sana ambición por aprender. Dije alguna vez que ‘prohibido venderse’ y así ha de ser si queremos que nos compren de vez en cuando. Y bienvenidos a una nueva realidad. Decid adiós a la estabilidad. Intentad gastar menos de lo que tenéis y no os metáis en líos. No os hipotequéis de por vida o tendréis una fuerte cadena saliendo de vuestro tobillo hacia una pesada bola de acero.

No busquéis trabajo. Descubrid vuestro As en la manga. Poneos guapos y el trabajo os encontrará a vosotros… Siempre!!!

 

Related news


About Author


(0) Readers Comentarios


Dejar respuesta


Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *