Abr 07 2013

Un post difícil éste, pero os propongo una cosa. Yo lo empiezo y entre todos lo terminamos. ¿Cómo? Con propuestas, ideas, opiniones, todo será bien recibido y seguro algo conseguimos.

Porque no todo es cuestión de dinero. Es cuestión de, como decía, ideas y propuestas y, sobretodo de llevarlas a cabo. Porque ya sabéis eso que digo de que indignarse está muy bien, pero reaccionar está mucho mejor.

Ha quedado patente que las medidas de austeridad tomadas en Europa distan mucho de haber sido un acierto y para muestra…

Se han aplicado unas drásticas políticas de recortes que no han funcionado y pese a ello se continúan aplicando.

Se reducen salarios, disminuyendo el nivel adquisitivo de las familias y también su capacidad de ahorro.

Se aumentan los impuestos para reducir el déficit de los estados, contraído por errores en las políticas de gestión de éstos.

Se ha convertido en objetivo el pagar una deuda que no es de los ciudadanos, pero que son éstos los que la saldarán.

Todo se ha enmarañado de tal manera que quien mejor lo podría definir es una frase de Albert Einstein: ‘locura es hacer lo mismo una y otra vez y esperar resultados distintos

¿Las consecuencias? Las resumo con datos. Datos que dicen que hay 1,77 millones más de parados desde febrero de 2012 en la Zona Euro y, en nuestro caso concreto, el 26,3% de la población activa está en el paro.

Todo esto es muy preocupante. Sí, pero lo es todavía más un dato. De todos los parados que hay en nuestro país, algo más de 2.100.000 no reciben ningún tipo de prestación para poder salir adelante. Están abandonados a su suerte.

Es una situación muy complicada ya que, por desgracia, se ha convertido en un problema estructural.

Entonces os hago la pregunta del millón: ¿habría que prolongar las ayudas públicas a los parados?

Entiendo que éticamente sería lo correcto porque el panorama para muchos pinta francamente mal, pero a la vez sería insoportable económicamente para las arcas del Estado, ya que el agujero en las cuentas ha crecido de manera exagerada en los últimos meses.

Y añado algo más a la pregunta, ¿serviría de algo?

Sinceramente creo que sería retrasar y aumentar el problema. Es obligado pensar en nuevas medidas para parar esta sangría y poder solucionarlo desde ya. Toca enseñar a pescar.

En los 70, el trabajo de dos premios Nobel, D. Kahnemann y Tversky, reveló lo irracional de la dimensión humana. Comprobaron repetidamente que las personas reaccionan con desproporcionada exageración ante pequeñas cosas y, en cambio, no lo hacen adecuadamente cuando se trata de algo importante. ¿Por qué digo esto? Porque ‘pequeñas’ cosas, ‘pequeñas’ ideas, ‘pequeños’ gestos pueden generar cambios enormes con consecuencias asombrosas.

¿Qué se os ocurre? ¿Aportamos ideas entre todos? ¿Las hacemos llegar a dónde corresponda? ¿Promovemos el arte del ‘empujoncito’?

El paro provoca pobreza sí, pero no solo económica. También cultural, intelectual, generacional… y emocional. No nos ‘acostumbremos’ a esa situación y no dejemos que nadie se ‘acostumbre’.

No lo permitamos. Nos ha costado mucho llegar hasta donde hemos llegado. Unámonos, pero no para estar juntos, sino para hacer algo juntos. Adelante… Siempre!!!

Y hablando de ‘empujoncitos’…

 

Related news


About Author


(0) Readers Comentarios


Dejar respuesta


Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *